Ted Williams en La Tropical

Por: Dr. Óscar Fernández Flores

Entre los días 9 y 10 de marzo de 1946 arribaron a La Habana los equipos de los Medias Rojas de Boston y los Senadores de Washington. La iniciativa formaba parte de la preparación de ambas escuadras de cara a la campaña de las Ligas Mayores que comenzaría en días posteriores en Estados Unidos. Durante ese fin de semana llegaron a la capital cubana las principales figuras de dichas franquicias para beneplácito de la fanaticada beisbolera de este lado del Estrecho de la Florida

Ni el bullicio de la agitada urbe de antaño, ni la expectativa generada ante la visita de dos conjuntos animadores del Big Show pudieron opacar la estampa del ídolo del Boston: el legendario Ted Williams, quien encabezaba la comitiva de su selección. Junto a Williams, también pisarían el terreno del Estadio La Polar los conocidos Jhonny Pesky, Bobby Doel y Dominic Dimagio, entre otras figuras destacadas. Todos bajo la dirección del exigente mánager Joey Coroni.

Por su parte, comandados por Ossie Bluege, los Senadores viajaron con un plantel competitivo y dispuestos a dar pelea en La Habana. Así lo confirmó la presencia Robertson Prades, Bernon Spencer y Lewis.

El primer desafío quedó pactado para el sábado nueve. La atención no la acaparó más nadie que la luminaria Theodore (Ted) Williams, quien se robó el show en las prácticas al desaparecer la pelota en par de ocasiones más allá de la cerca portátil colocada en los jardines; llegó a sacarla incluso por encima de la segunda valla (perimetral). En ese juego Williams conectó de hit en tres ocasiones de cuatro visitas al plato, entre ellos un triple.

A pesar del actuar sobresaliente de su estrella, los Medias Rojas perdieron el choque con marcador cerrado de 10-9 ante los de la capital norteamericana. El segundo encuentro, celebrado el domingo, los de Boston obtuvieron la revancha con victoria de 7 carreras por 3.

Para el 27 de marzo de 1941, los Red Sox realizaron un juego de exhibición en la tropical contra un equipo amateur cubano. El único jugador ausente en la alineación regular en la escuadra de grandes ligas fue Williams, quien no pudo asistir debido a una lesión.

Ted Williams participó en los dos encuentros con 9 veces al bate, 4 indiscutibles – entre ellos dos triples- registrando promedio de .444 al jugar en un santuario del béisbol cubano, como lo fue el estadio Cerveza Tropical. Esta sería la primera y única vez en la historia que el legendario pelotero visitara nuestro país.

Tras finalizar la temporada ligamayorista ese año, Williams se convirtió en el jugador más valioso (MVP) de la Liga Americana al batear para un promedio de .342, conectar 38 homeruns, he impulsar 103 carreras.

Deja un comentario