Sluggers cubanos en la MLB ¿Cuál es el mejor?

Por: Arian Castro

Con el pasar de los años la importancia del llamado bateador de fuerza o slugger en el béisbol de Grandes Ligas ha ido in crescendo. En una época donde predominan los lanzadores de calidad, los hits escasean, por tanto, constituye todo un reto sacar el máximo de provecho a los hits conectados.

La lógica nos induce a pensar que hoy, como nunca antes, sean ponderados los bateadores de fuerza en los line ups de la Major League Baseball (MLB) sobre los bateadores de líneas cortas. Si hay menos hits, una alternativa radica en recorrer la mayor cantidad de bases con conexiones de largo metraje.

Cuba se encuentra entre los países con más talentos exportados al mejor béisbol del mundo. Aunque suele considerarse que la abundancia de los llamados sluggers es propia del beisbol moderno, también en décadas pasadas existieron bateadores de tremendo poder en las Mayores y varios exponentes de la Mayor de las Antillas cubanos exhibieron sus dotes de extraclase al conectar extrabases.

En esta oportunidad pretendemos equiparar en lo posible a los bateadores cubanos de mayor poder en la MLB durante toda su historia. Si bien comparar jugadores de épocas distintas resulta complicado -pues varios elementos influyen en tal sentido- el empleo de las estadísticas ayudará de cierta forma a realizar tal análisis.

Queda claro que hombres como Rafael Palmeiro, José Canseco y Atanasio “Tany” Pérez encabezan esta lista, pues fueron bateadores que combinaron un poder excepcional con una longevidad bastante considerable, aspecto que le permitió culminar sus respectivas carreras con una cantidad elevada de vuelacercas.

De los jugadores en activo, José Dariel Abreu “Pito”, figura en la posición seis, demostrando que, si sigue al nivel que le hemos visto, puede escalar posiciones en el top histórico de jonroneros entre los nacidos en Cuba con desempeño en el Big Show.

Pero los números enteros no siempre aportan la mayor certeza de que un bateador de largo metraje ha sido más productivo que otro. Desde hace varios años se utiliza una estadística conocida como Frecuencia de Jonrones, la misma, no es más que la cantidad de batazos de vuelta completa contra el total de veces al bate, con el objetivo de comparar la producción jonronera entre dos peloteros que muchas veces no acumulan la misma cantidad de veces al bate. Asimismo, permite cotejar a un slugger en activo con otro de épocas pasadas.

Una vez tengamos el dato podremos verificar si el orden se mantiene o no, de acuerdo a como lo presentamos anteriormente. Para ello serán tenidos en cuenta beisbolistas con al menos cinco temporadas, para obtener una muestra lo más significativa posible. Mientras que para los peloteros activos que clasifiquen en esta lista se tomarán estadísticas actualizadas hasta el 31 de agosto pasado.

Dos extraclases como Canseco y Palmeiro sin dudas se hallarían en posiciones cimeras, aunque en este caso, Canseco es líder histórico entre los cubanos, a pesar de tener menos jonrones que Palmeiro y una carrera relativamente más corta. Algo similar sucede con hombres como Sandy Amorós y Román Mejías, quienes no están entre los mejores en el total de vuelacercas, pero su frecuencia clasifica entre las mejores.

El dato más importante de esta estadística lo aportan los peloteros ocupantes comprendidos entre el tres y el seis ¡Todos de la época actual! Lo que demuestra que si Yoenis Céspedes, Kendrys Morales o Yasiel Puig hubiesen logrado un nivel de longevidad mayor en las Grandes Ligas exhibieran una cantidad de jonrones a la altura de los mejores.
Un aparte para “Pito” Abreu, ubicado tercero en esta lista y que aún se mantiene en activo con registros excelentes, lo cual nos incita a pensar que, al momento de su retiro, ocupará un lugar entre los mejores toleteros cubanos en la MLB de mantener su rendimiento, por supuesto.

Sin embargo, el hecho de que actualmente se conecten más cuadrangulares no se debe solamente al físico imponente de los peloteros de hoy con respecto a los de antaño. Los estadios cada vez son más cortos en comparación con los del pasado, en muchos de los cuales parecía imposible enviar la pelota más allá de las cercas. Por otra parte, la pelota utilizada en la actualidad presenta más bote que las empleadas tiempo atrás, sobre todo antes de 1960.

Dicho lo anterior, resulta evidente que no es del todo justo analizar la fuerza de bateadores de épocas diferentes tomando en cuenta solo los jonrones. Si añadiéramos el resto de los extrabases a este análisis obtendríamos una comparación sería más inclusiva.

Por tal motivo utilizaremos el ISO, parámetro manejado para medir el poder aislado al tomar los dobles, triples y jonrones y multiplicarlos por uno, dos y tres respectivamente, para finalmente dividirlos entre las veces al bate. El ISO constituye la mejor estadística para valorar la eficiencia de un bateador a la hora de conectar extrabases.

En comparación a la frecuencia de jonrones, esta estadística generó pocos cambios. Canseco repite como el mejor escoltado por Palmeiro. En tercera posición nuevamente “Pito” Abreu, el cual apunta a registrar grandes números en casi todos los departamentos ofensivos entre los peloteros cubanos al momento de su retiro.

Grandes del pasado, junto a otros no menos legendarios, de épocas recientes engrosan estas listas. Hombres como Kendrys Morales, Yasiel Puig o Yoenis Céspedes podrán presumir de haber acumulado números muy productivos en el mejor béisbol del mundo si los comparamos con el resto de sus coterráneos.

Aunque quizás sea Jose Dariel Abreu el único que logre desafiar las marcas de Canseco y Palmeiro y soñar así con un lugar en el Salón de la Fama de Cooperstown, pero ese es tema de otro comentario.

Deja un comentario