Los Bacharack Giants en La Habana


Por: Dr. Oscar Fernández Flores


Después de cinco años sin contar con la participación de equipos del llamado béisbol negro en Cuba, a finales de 1920 arribó a La Habana un grupo de jugadores encabezados por Andrew “Rube” Foster, destacado lanzador de las Ligas Negras y mánager prominente, para participar en una serie de encuentros frente a equipos de la Liga Cubana de Beisbol Profesional en la tradicional temporada invernal.


Ese conjunto jugó en Cuba con el uniforme del Bacharack Giants, nombre de un equipo bien conocido en el país y que ese año no militó en el primer campeonato de la recién constituida Asociación Nacional de Clubes Profesionales Negros de Béisbol.


Después de una aceptable actuación en la denominada Serie Americana de 1920, los mánagers cubanos acordaron incorporar a los Bacharack Giants al campeonato profesional cubano de la temporada correspondiente a 1920-1921 con la idea de mejorar la calidad del evento y alcanzar una mejoría económica con las recaudaciones. Esa temporada se jugó en el moderno Almendares Park y comenzó el 2 de diciembre de 1920 extendiéndose hasta el 14 de febrero de 1921.


Este equipo, integrado por figuras destacadas del béisbol negro estadounidense y jugadores cubanos, después de un aceptable inicio de contienda comenzó a perder juego tras juego, lo que provocó la retirada de algunos de sus jugadores extranjeros, los cuales fueron reemplazados por beisbolistas locales hasta que el equipo optó por retirarse del campeonato.


De los 33 desafíos programados, la novena participó solamente en 17 juegos ganado cinco y perdiendo once. Su retirada del campeonato se produjo a mediados de enero de 1921, por lo cual los partidos se les añadieron a los clubes Habana y Almendares. Así terminó la única presentación oficial de un equipo estadounidense en las campañas invernales del béisbol cubano.


Con los Bacharack Giants debutó en la Liga Cubana de Beisbol Profesional uno de los más extraordinarios jugadores del béisbol negro de todos los tiempos, el jardinero Oscar Charleston, el cual de una exitosa carrera en Cuba entre 1920 y 1930 alcanzó el astronómico average de .360 para convertirse en el líder de bateo de todos los tiempos en la historia de la pelota profesional en la Mayor de las Antillas.

Deja un comentario