El BPO y la esencia del béisbol

Por: Heeney Figueroa Calderín
Estadísticas: Ing. José Antonio Pérez Hernández

El BPO, cuya traducción literal significa «bases por out», resulta una estadística relativamente nueva de la sabermetría que revoluciona al mundo del béisbol. Con una fórmula de fácil compresión, la cual suma hits, bases por bolas, bases robadas, pelotazos, además de las bases ganadas para su equipo a través de toques de bola y fly de sacrificio, dividido entre los outs que este comete, incluido doble plays, sacrificios y cogido robando.

Varios especialistas ven de forma favorable dicha manera de medir el rendimiento de un atleta en función del equipo, en detrimento de otros parámetros mucho más polémicos, como por ejemplo el OPS que, citando a G. Scott Thomas de la revista Sporting News «es combinar grados Celsius y Fahrenheit para determinar la ciudad más calurosa de la Florida». Thomas lo ilustra de esta manera: pongamos .700 en ambos parámetros, en el OPS el resultado es un número artificial que prácticamente no significa nada en el terreno, mientras que el resultado del BPO no puede ser más simple ya que significa que el bateador captura siete décimas de base por cada out que comete.

En definitiva, el juego se basa en el corrido de bases, mientras más lo hagas en detrimento de los outs, mejores posibilidades tendrás de anotar carreras y por consecuente ganar partidos.

El BPO, al igual que otras estadísticas, se emplea para analizar el desempeño de los lanzadores, pero a la inversa y siempre manteniendo la misma fórmula. Esto ilustra que, mientras más bajo sea el BPO promediado, mejor será su rendimiento en el montículo.

Desafortunadamente, no podemos implementarla en los lanzadores de nuestro país por falta de algunos datos de anotación que no se llevan de manera oficial, por ejemplo, las bases que le roban a un pitcher mientras figura en el montículo.

Por ello, si nos enfocamos solo en el ranking histórico de los bateadores en las Series Nacionales, vemos cómo resulta dominado por nombres de la talla de Omar Linares, Alfredo Despaigne, Frederich Cepeda, José Dariel Abreu, Luis Giraldo Casanova, etc. En otras palabras, los mejores bateadores de la historia de nuestros torneos, hecho que demuestra que el parámetro permite reflejar, de buena manera, el destaque ofensivo.

Vale señalar que el análisis sabermétrico del béisbol cobra cada día mayor importancia a todos los niveles, con él podremos entender cada vez mejor este deporte, sumamente complejo. El BPO constituye una muestra clara de ello y para ilustrarlo mejor remitámonos a recientes declaraciones de Doug Melvin, ex – gerente general de los Minnesota Brewers y los Texas Rangers, a la revista Sporting News: “No puedes ganar sin mover las piezas en el tablero y, en este deporte, todo se trata de capturar bases”.

Deja un comentario