Cubanos en ligas asiáticas, estadísticas para seguirlos

Por: Alejandro M. Abadía Torres y Gian Franco Gil

Para los aficionados al béisbol, la pelota ha dejado de ser un mero pasatiempo para convertirse en pasión. En el caso de Cuba, el amor por las bolas y los strikes provoca, en reiteradas ocasiones, acaloradas polémicas e intensos debates. Ávidos de una explicación objetiva, centenares de seguidores al deporte de los jonrones buscan la manera más eficaz de seguir el rendimiento de sus peloteros favoritos o de aquellos que representen a su país en circuitos profesionales de altísimo nivel.

Luego de la posibilidad de dar la voz de play ball tras la demora producida por la pandemia mundial de Covid-19 no pocas han sido las expectativas puestas en los nacidos en Cuba. Esta vez G-CIB centra la mirada hacia el desempeño de los antillanos que juegan en ligas asiáticas (NPB y KBO) como bateadores para desentrañar el increíble mundo de las estadísticas y evaluar su desempeño ofensivo.

José Miguel Fernández: la KBO le queda “pequeña”

De las primeras en comenzar, la liga de Corea del Sur, KBO, tiene en José Miguel Fernández a un referente ofensivo. El zurdo y ex-infilder de los Cocodrilos de Matanzas acumula guarismos sobresalientes que lo ubican entre los primeros bateadores del torneo coreano.

Al cierre del mes de julio José Miguel registró 70 participaciones en los juegos de su equipo, los Doosan Bears, en los cuales conectó 103 hits en 283 veces al bate. Un total de 13 pelotas terminaron más allá de las cercas –para una frecuencia jonronera de un estacazo cada 21.8 visitas al home plate- y 18 conexiones le colocaron en la segunda almohadilla ¿Resultado? El cubano exhibe un poder aislado o ISO de 201, algo espectacular si tenemos en cuenta (salvando diferencias en cuanto a la liga) que en la Major League Baseball la media ronda los 155.

Si despreciamos los ponches (19) y los jonrones, resulta que Fernández no solo exhibe una capacidad exitosa de conectar contundentemente a la bola, sino que, además, con un BABIP de 353 demuestra facultades a la hora de poner la pelota en juego y generar oportunidades de concretar anotaciones, pues su BPO de 1.026 le convierten en un bateador medular en la alineación.  

De forma general, José Miguel Fernández no solo ha brillado en lo individual. Su aporte considerable al equipo le tienen en una posición de pilar fundamental en las aspiraciones de los Bears. Con un total de 51 compañeros remolcados y habiendo pisado la goma en 59 ocasiones, el casillero de carreras producidas y creadas registran 97 y 68.0 respectivamente. Motivos más que suficientes para manifestar la superioridad mostrada por él en la KBO.

Dayán Viciedo: un toletero en pleno apogeo

En Dayán Viciedo llama la atención la frecuencia de jonrones: un cuadrangular cada 14,4 turnos, durante los 34 partidos de la Liga Profesional de Japón (la última en comenzar de Asia) en los que ha participado; acumulando un total de 9 vuelacercas hasta el cierre del pasado mes de julio. No por gusto, de los cubanos que juegan en la NPB es el de mejor ISO, con registro estratosférico de .254, esto gracias a sus 6 dobletes y los mencionados bambinazos (aún no ha conseguido triples).

El average ofensivo de .300 exactos evidencian lo productivos que son sus turnos al bate, pues con 39 hits ha conseguido traer al palto a 27 compañeros pochándose menos de lo esperado (12) despojándose de la teoría de que el slugger se poncha más. Por tanto, no es de extrañar un BPO de .880 en una liga que ha ido de menos a más en cuanto a bateo de fuerza.

Para los Chunichi Dragons ha sido un bateador productivo, pues ha aportado a su equipo 25.2 anotaciones y producido otras 36. Sin embargo, aún le queda mejorar en cuanto a pelotas puestas en juego se refiere, ya que el BABIB de .265 todavía puede mejorarse y al menos rondar el promedio previsto para las Grandes Ligas (.300).

Ariel Martínez: un novato de menos a más

Cuando se conocieron los resultados del primer juego disputado por Ariel Martínez en la categoría élite del béisbol nipón, el cátcher matancero dejó mucho que desear. Poco a poco el máscara yumurino se fue aclimatando al exigente nivel y fue de menos a más a medida que consumía turnos al bate.

Un vistazo a sus registros estadísticos evidencia el potencial del joven pelotero cubano, nada mal para un receptor. Con apenas 22 resulta difícil hablar de un resultado notable, pero bien vale la pena referirnos a categorías tales como el excelente BABIB de .471 (el mejor de los cubanos en Asia), en contraste con el ISO de solo .143, por debajo del estándar mínimo medido por las Grandes Ligas. Está claro, Ariel Martínez aporta más poniendo la bola en juego que conectando batazos de largo metraje. De todas formas, ha logrado despachar las costuras en par de ocasiones y alcanzar la segunda base igualmente en dos ocasiones.

Para la causa de los Dragons Ariel Martínez ha producido 12 anotaciones y creado otras 10.1, esto gracias a un acumulado de 10 remolcadas y 4 anotadas. La escasez en cuanto a las veces que ha pisado el home se debe al poco promedio de embasado (OBP de .387). Si no llega a las bases no puede anotar. Asignatura pendiente para el criollo.

 

Leonys Martín: por reverdecer laureles

Cuando Leonys Martín salió de las Grandes Ligas y llegó a Japón, no pocos consideraron imposible su regreso al Big Show. Cuando todavía le falta mucho por demostrar que merece regresar al mejor béisbol del mundo, el villaclareño ha dado muestras de potencial ofensivo dentro de la escuadra de los Chiba Lotte Marines.

Leonys, quien salió de Cuba hace varios años en busca de explotar sus cualidades, ha participado en 34 juegos de la actual temporada de la NPB. Lo que más resalta del ex-grandes ligas es lo fuerte que le pega a la bola, con acumulado ISO de 201. Antes de comenzar el mes de agosto exhibía 6 jonrones, uno cada 19.8 turnos. Al tiempo que generaba 22.2 carreras y producía unas 36 para el equipo.  

Tras haber consumado 119 visitas oficiales al cajón de bateo ha logrado un BABIB de .325, por encima de la media de la liga, a pesar de haber abanicado sin éxito en 30 oportunidades. Aunque se ubica como el segundo mejor cubano en BPO (.944) y OBP .412, solo superado por José Miguel Fernández, quien cuenta con más juegos en su haber.

De forma general, el comportamiento ofensivo de los cubanos en las ligas asiáticas dejó un buen sabor de boca en el mes que termina. Con la esperada incorporación de Alfredo Despaigne y Yurisbel Gracial la lista crecerá y en G-CIB le estaremos brindando estadísticas para seguirlos.

Deja un comentario