Cubanos en las Mayores, números de final de temporada

Por: Alejandro M. Abadía Torres


Otra temporada que termina. Un año donde el nombre de Cuba brilló nuevamente en el mejor béisbol del planeta, la Major League Baseball (MLB). La representación cubana en las Mayores dejó un grato sabor de boca entre quienes siguen el accionar de los peloteros nacidos en la Mayor de las Antillas, quienes demostraron la calidad de nuestra pelota. Desde G-CIB pretendemos darle una visión más abarcadora a la actuación de esos atletas en lo que resultó una campaña reducida de solo 60 juegos debido a la pandemia global del coronavirus.


Sin lugar a dudas, José Dariel Abreu “Pito” marcó tendencia esta temporada entre los nacidos en la Isla. El inicialista actualmente se encuentra enfrascado en la pelea por el MVP, jugador más valioso, a pesar de que su equipo, los Chicago White Sox fueron eliminados en los play-off.


El slugger oriundo de Cienfuegos registró guarismos individuales que le convirtieron en candidato al preciado lauro, pues terminó primero en carreras impulsadas (60), segundo en cuadrangulares (19), y tercero en hits (76). Además de exhibir el tercer mejor WAR (victorias por encima del remplazo) de todo el circuito ligamayorista con saldo de 2.8.


Pito exhibió astronómicos promedios de poder aislado (ISO), base por out (BPO) y average secundario (SecA). El primero mide la fuerza al bate de un pelotero y su verdadera capacidad de conectar extrabases y con .300, el cienfueguero destrozó cualquier marca en este sentido. Asimismo, en cuanto al BPO, este permite conocer el aporte, desde lo individual, al equipo: .971. Su average secundario de .375 nos solo revela su capacidad de conectar largos batazos, sino que permite reconocer su disciplina en el plato a la hora de discriminar los lanzamientos.


Junto a él, Yoan Moncada, Luis Robert y Yasmani Grandal protagonizaron el cuarteto cubano en los White Sox que en reiteradas ocasiones acaparó titulares. Robert también aspira a un trofeo de prestigio, el de Novato del Año. El avileño ostenta un BPO de .736, ISO de .203 y un excelente WAR de 1.6. Moncada y Grandal acumularon a lo largo del certamen parámetros tampoco desechables. Por ejemplo, el primero obtuvo promedio de pelotas puestas en juego (BABIP) de .315 y a pesar de haber sufrido de Covid-19 regresó a los diamantes.
Pero si espectacular fue lo alcanzado por los llamados “cubans sox”, qué decir de José Iglesias con una temporada de ensueño. Con un promedio ofensivo de .373, “Candelita” bateó a sus anchas esta temporada: 53 hits en 142 veces al bate; 24 impulsadas y WAR de 1.2 le convirtieron en el hombre importante por los Baltimore Orioles.


De los que se mantuvieron con WAR positivo al finalizar la temporada, también resaltan los nombres de Lourdes Gurriel Jr., una estrella en ascenso de los Toronto Blue Jays con mucho potencial aún por explotar. El menor de los Gurriel terminó la campaña 2020 bateando sobre los tres cientos (.308) y emuló con lo mejor de la Gran Carpa en cuanto a jardineros con espectaculares tiros y excelentes fildeos.


De forma general este no fue un mal año para los cubanos en las Grandes Ligas del Béisbol. Un total de 20 jugadores de posición vieron acción y prospectos como Jorge Oña, Yadiel Hernández o el mediático Luis Robert lo hicieron por primera vez al máximo nivel. Quizás, varios de ellos no vean acción el próximo año u otros logren llegar al Big Show, pero por el momento esta temporada termina y con sus altas y bajas, nos devolvió la alegría de vivir la pasión de los cubanos desde la cúspide de este deporte.

Deja un comentario